Lo más actual

UNAM alerta sobre los ‘hiperpadres’, una dañina forma de crianza de los hijos

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), existe una forma de ejercer la paternidad y la maternidad perjudicial para los hijos. Los ‘hiperpadres’ presionan a los niños para que realicen múltiples actividades, además de sobreprotegerlos.

Como consecuencia de esta crianza, los hijos crecen y se convierten en adultos inseguros con tales niveles de autoexigencia que les impiden desarrollarse en los ámbitos sociales y afectivos, señaló Mariana Gutiérrez Lara, académica de la Facultad de Psicología.
“A los padres autoexigentes y mandones les viene bien un niño con quien puedan hacer su voluntad a plenitud. Lo llevan a variadas actividades para que aprendan de todo, sin darse cuenta que esta situación no solo tiene consecuencias para el pequeño, sino para ellos mismos, porque nunca será suficiente”, detalló Gutiérrez Lara a El Universal.
El razonamiento de los hiperpadres es que entre más actividades hagan los menores, mejor preparados estarán para la vida. Lo cual, en principio, es cierto; sin embargo un exceso puede ser disfuncional.

Con información de El Universal

Educación Preescolar sábado, 30 de noviembre de 2019
Diabetes gestacional y embarazo

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece por primera vez durante el embarazo en mujeres embarazadas que nunca antes padecieron esta enfermedad. En algunas mujeres, la diabetes gestacional puede afectarles en más de un embarazo. La diabetes gestacional por lo general aparece a la mitad del embarazo. Los médicos suelen realizar estudios entre las 24 y 28 semanas del embarazo.
La diabetes gestacional se puede controlar a menudo con una alimentación saludable y ejercicio regular, pero algunas veces la madre también necesitará insulina.

Problemas de la diabetes gestacional en el embarazo

El azúcar de la sangre que no está bien controlado en la diabetes gestacional puede llevar a problemas en la madre y su bebé:
Un bebé demasiado grande
La diabetes que no se controla bien causa un aumento en el azúcar de la sangre del bebé. El bebé está “sobrealimentado” y crece demasiado. Además de causar incomodidades a la madre en los últimos meses del embarazo, un bebé extra grande puede originar problemas durante el parto tanto para ella como para él. Puede que la madre necesite una cesárea para poder dar a luz. El bebé puede nacer con daño en los nervios debido a la presión en los hombros durante el parto.
Cesárea
La cesárea es una operación para sacar al bebé a través del vientre de la madre. Una mujer con diabetes mal controlada tiene una probabilidad más alta de requerir una cesárea. Cuando el bebé nace por cesárea, a la madre le toma más tiempo recuperarse del parto.
Presión arterial alta (preeclampsia)
Cuando una mujer embarazada presenta presión arterial alta, proteína en la orina y una inflamación frecuente en los dedos de las manos y los pies que no se alivia, puede ser que tenga preeclampsia. Este es un problema grave que amerita ser vigilado muy de cerca por el médico. La presión arterial alta puede causar daños tanto a la madre como a su bebé en gestación. Puede provocar un nacimiento prematuro del bebé y también convulsiones o accidentes cerebrovasculares (un coágulo sanguíneo o sangrado en el cerebro con posible daño cerebral) en la mujer durante el trabajo de parto y el alumbramiento. Las mujeres con diabetes tienen presión arterial alta con más frecuencia que las mujeres que no la tienen.
Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)
Las personas con diabetes que toman insulina u otros medicamentos para la diabetes puede que sufran una baja en su nivel de azúcar en la sangre. El bajo nivel de azúcar en la sangre puede ser grave y hasta mortal si no se atiende rápidamente. Las mujeres pueden evitar una disminución peligrosa de su azúcar en la sangre si vigilan cuidadosamente sus niveles y se tratan en forma oportuna.
Si la madre no se ha controlado su diabetes durante el embarazo, puede que los niveles de azúcar en la sangre del bebé disminuyan rápidamente después de que nace. Los niveles de azúcar del bebé se deberán mantener bajo observación durante varias horas después de su nacimiento.

5 consejos para las mujeres con diabetes gestacional

  • Coma alimentos saludables
Coma alimentos saludables incluidos en un plan de comidas para personas con diabetes. Un nutricionista puede ayudarle a crear un plan de comidas saludable y enseñarle a controlar su azúcar en la sangre durante el embarazo.
  • Haga ejercicio con regularidad: 
El ejercicio es otra manera de controlar el azúcar en la sangre, ya que ayuda a nivelar el consumo de alimentos. Después de consultar a su médico, puede realizar ejercicio de manera regular durante y después del embarazo. Procure hacer un mínimo de 30 minutos de actividad física, de moderada a intensa, al menos cinco días a la semana. Esto puede ser caminar a paso rápido, nadar o jugar activamente con los niños.
  • Controlar con frecuencia el azúcar en la sangre
Dado que el embarazo produce cambios en las necesidades de energía del cuerpo, los niveles de azúcar en la sangre pueden cambiar muy rápido. Revise su azúcar en la sangre a menudo, como se lo indique su médico.
  • Tome insulina, si la necesita
Algunas veces las mujeres con diabetes gestacional necesitan tomar insulina. Si su médico le prescribe insulina, utilícela como se lo indica para controlar su azúcar en la sangre.
  • Hágase un examen de diabetes después del embarazo
Hágase un examen de diabetes entre las 6 y 12 semanas después de que nazca su bebé y luego cada 1 a 3 años.
En la mayoría de las mujeres con diabetes gestacional, la diabetes desaparece después del parto. Cuando esta no desaparece, entonces se le llama diabetes tipo 2. Aún cuando la diabetes desaparezca después de que nace el bebé, la mitad de las mujeres que han tenido diabetes gestacional padecerán diabetes tipo 2. Es importante que una mujer que haya tenido diabetes gestacional continúe haciendo ejercicio y manteniendo una alimentación saludable después del embarazo para prevenir o retrasar la diabetes tipo 2. También debe recordarle al médico que le revise su azúcar en la sangre cada 1 a 3 años.

Información adicional

Diabetes gestacional y embarazo clic aquí y descarga el PF






Ver, descargar e imprimir este folleto sobre diabetes gestacional y embarazo.

Amarantha Vázquez domingo, 27 de octubre de 2019
🚼¿QUÉ HACER CUANDO MI BEBÉ TIENE HIPO? 👶🏻

Algo comúnmente en los bebés son episodios de hipo, en ocasiones es causa de angustia en papas primerizos, sin embargo es generalmente benigno e incluso lo presentan en etapa fetal en el vientre de la mamá .
La causa es por espasmos del diafragma que es un músculo que divide el tórax del abdomen del bebe.

El origen es por excesivo gas o contenido gástrico, comer muy rápido o grandes cantidades, cambios de temperatura (generalmente calor) e irritantes en el estómago o diafragma y también el estrés y respiración rápido del bebe podría ocasionarlo, todo esto y por la inmadurez del sistema respiratorio y digestivo es más común en menores de 1 año de edad y se da con mas frecuencia en varones.

Generalmente el hipo desaparecerá después de unos minutos y no es peligroso, ni doloroso, pero si persiste varios minutos puedes realizar ciertas acciones para que mejore:

👶🏻-Ayúdalo a eructar (cuando esté siendo alimentado con biberón después de cada 2 onzas detenerse y sacar el aire)
👶🏻-Evita los cambios de temperatura en los alimentos
👶🏻-Dale un Chupón (para que relaje el diafragma)
👶🏻-Abrazándolo ponlo en posición vertical (parado)
👶🏻-Tranquilízalo y ayúdalo a dormir
👶🏻-En caso de ser alimentado con formula y biberón, asegúrate que sea la cantidad correcta y con el biberón y la chupeta más adecuada.

En el remoto caso de que tu bebé persista con hipo por horas o días, esté irritable o no permite que concilie el sueño, deberás acudir con tu pediatra, para que descarte algún problema digestivo, neurológico, respiratorio o renal.
Cualquier duda que tengas acude con tu pediatria👨⚕️😷

Pediatra Neonatólogo Sáncris
Dr. Humberto Gordillo Páez
pediatrachis@gmail.com


Amarantha Vázquez viernes, 6 de septiembre de 2019
"La ausencia de límites es una forma de maltrato infantil"

Lucas Raspall, médico psiquiatra y psicoterapeuta, miembro de Fundación América por la Infancia, señala que no hay nada que justifique una agresión verbal o física hacia un niño. Cuáles son las consecuencias de la violencia que se soporta a edades tempranas.
Domingo 21 de Abril de 2019
—¿Qué acciones u omisiones de los progenitores son consideradas maltrato infantil?
—Hay muchas conductas que pueden ser consideradas como malos tratos, más allá de esa violencia física que nadie dudaría en reconocer y señalar, como puede ser un golpe de puño. Los tirones de pelo u oreja, zamarreadas, pellizcones, chirlos y cachetadas son también malos tratos, nunca justificados. No hay razón para seguir sosteniendo que "un correctivo" cada tanto está bien: es maltrato y punto. Luego, las omisiones suelen entrar en los malos tratos por negligencia, esos casos en los que el cuidador se desentiende o expone al niño a situaciones de riesgo o daño. En el otro extremo, la sobreprotección puede también ser considerada una forma de maltrato, dado que inhibe o traba en el niño el desarrollo de recursos que son fundamentales para su vida.
—¿Qué dice la ley al respecto en términos generales? Se dieron cambios significativos con el nuevo Código Civil...
—Históricamente en el Código Civil la patria potestad incluía en el derecho de corrección de los padres hacia los hijos. Quizás sea en el término "corrección" donde el cuidador se amparaba para el uso de la violencia para educar. Me interesa señalar que no es una forma de violencia "menor" sino que es, ante todo, violencia. Efectivamente, en el artículo 647 del nuevo código se establece la prohibición de los malos tratos. Es más, la idea de "patria potestad", que refiere a un poder de los padres sobre los hijos, viró hacia la función de protección y cuidado de los niños, a favor de ellos y respetando siempre sus derechos.
Un niño o niña que es criado en un ambiente violento desde que nace o cuando es muy pequeño, ¿qué consecuencias psíquicas suele sufrir? ¿Es igual el impacto si la violencia se ejerce en forma directa sobre el niño o si por ejemplo su madre es víctima de violencia de género o bien hay una relación de violencia entre los padres (o nuevas parejas de los padres)?
—Las consecuencias de la crianza de un niño en un ambiente violento las conocemos hoy con profundidad desde distintas miradas. Las conclusiones de importantes investigaciones son terminantes a la hora de afirmar que los malos tratos generan en el niño un estrés tóxico que daña el organismo en su totalidad. No sólo repercute negativamente sobre el desarrollo psicológico (con su sustrato neurobiológico) sino que agrede todo el sistema, evidenciado luego en alteraciones endócrinas, dificultades en la adquisición de aprendizajes o capacidades propias de la etapa evolutiva, síntomas aislados, enfermedades y, en algunos casos, trastornos psicopatológicos. El impacto de este daño en la infancia puede ser lo suficientemente grande como para tener consecuencias a largo plazo, fenómeno que explica la mayor predisposición o vulnerabilidad que estos niños tienen en la vida adulta de padecer depresión, trastornos de ansiedad, dependencia a sustancias y tantos otros cuadros. Sin detenerme a cuantificar el nivel de daño, podemos afirmar que para un niño tanto la experiencia de ser violentado o que un familiar o cuidador con el que tiene un vínculo íntimo e importante lo sea es suficiente como para dañarlo de manera significativa.
Cuando un niño es maltratado, ¿siempre va a tener consecuencias negativas en su desarrollo?
—Las consecuencias van a depender de distintos factores: primero, el tipo de maltrato, cuánto se sostuvo en el tiempo, quién fue o es el agresor —es tanto peor cuánta más relación e intimidad tienen—, la posibilidad de salir o no de ese circuito... Luego, el momento de la vida del niño en que sucede, si tiene una red sobre la que apoyarse —otras relaciones importantes que lo acompañen—, si existen otros problemas en su entorno inmediato. También la fortaleza psicológica y biológica del niño, reconociendo que hay quienes tienen mayor resistencia —resiliencia— y otros que son más vulnerables.
En el caso en que se manifiestan las consecuencias, algunas se presentan en el corto plazo, mientras suceden las agresiones, y otras en el largo plazo, incluso cuando estas situaciones ya han quedado atrás.
¿Cómo se logra que los padres reviertan las conductas de maltrato sobre los hijos? ¿Es posible? ¿De qué depende ese cambio?
—El primer paso es siempre tomar conciencia. Que los límites son necesarios, de eso no hay ninguna duda. La ausencia de límites es una forma de maltrato -por negligencia-. De que la forma para marcarlos no es con malos tratos, físicos o psicológicos, de eso tampoco. Después de una sincera introspección, reconociendo que esos tironeos o dolorosas palabras no fueron realizadas con mala intención sino por desconocimiento de otras formas, viene el paso en el que aprender otros recursos es posible. Si la decisión de cambio es firme, pronto comprenderá la madre, el padre o el cuidador que existen modos en los que el límite se señala con igual fuerza sin dejar de tratar con afecto y cuidado.
¿Puede suceder que un padre y o una madre sean violentos con un hijo y no con otro u otros?
—Sí puede ser. Toda madre y padre sabe que con cada uno de sus hijos le pasan cosas diferentes, le cuestan más unas cosas y otras se le hacen más sencillas. En ocasiones, el niño que exige al cuidador en ese aspecto que más le cuesta podría desencadenar en el adulto reacciones -nunca justificadas- que trepan en una escalada de violencia. Por esto, quien detecte dentro suyo esa irritación o malestar que precede a las reacciones que debemos siempre evitar, debe buscar -de hacer falta- la ayuda que corresponda para entender el por qué de su conducta y cómo cambiarla.
Alguien que fue violentado por sus padres o entorno familiar, ¿será agresivo con sus propios hijos?
—Esto depende del grado de conciencia que cada uno tenga de su historia y cómo explica lo sucedido. No se trata de indagar la relación con los padres y cuidadores con fines rencorosos o para culparlos por todo lo malo que hoy nos pasa, sino para cortar la cadena de maltrato -de una vez por todas-. Si no se toma conciencia -repetiré esto hasta cansarme-, entonces las cosas se seguirán dando de la misma manera, aumentando las chances de tratar mal a los propios hijos.
Hoy es muy común que existan familias no tradicionales en su constitución ¿es incorrecto pensar que las nuevas formas de familia por sí mismas pueden ser nocivas para los niños o niñas? Qué opinión tenés al respecto....
—No creo que sean nocivas en sí mismas, pero sí plantean nuevos escenarios que es necesario empezar a observar con detenimiento y estudiar a fines de encontrar los huecos en los que las necesidades de los niños queden sin cubrir. Cada momento de la historia, cada etapa, presenta novedades; de poco sirve quedarnos en señalar si nos gusta o no, es una realidad y punto. Veamos qué podemos hacer para que ellos crezcan sanos y felices: es lo que más importa.
¿Cómo se suelen detectar los casos de maltrato infantil?
—Los casos de maltrato suelen ser detectados en servicios de atención médica, en escuelas, cuando no ya en tribunales -en la Justicia-. Pero en todos estos casos es ya tarde. Es preciso trabajar en la promoción de los buenos tratos en la infancia, concientizando y ofreciendo a los cuidadores espacios para aprender. Y en esto quiero ser claro, tenemos que entender que el maltrato no debe quedar solamente ligado a los golpes que dejan moretones o fracturas de huesos y tampoco a las humillaciones permanentes. Hay malos modos que gozan aún -y lamentablemente- del aval de la sociedad.
—¿Qué señales da un niño o niña víctima de maltrato? ¿Es la escuela un lugar donde se ven esas señales claramente?
—En la escuela se pueden observar, tanto como en otros lugares de concurrencia asidua del niño. Las señales, más allá de las consecuencias físicas que pueden tener algunos golpes, se advierten en el comportamiento. Cambios de humor, irritabilidad, ensimismamiento, deterioro de algunas relaciones con pares, pérdida de confianza en los adultos, mala conducta, impulsividad, agresividad, miedos infundados. Todas éstas podrían ser manifestaciones de una víctima de maltrato. Por otro lado, síntomas en el cuerpo -somatizaciones— como dolores frecuentes de panza, cabeza u otro, síntomas gastrointestinales, en piel, sistema nervioso...
¿El entorno, la crisis socioeconómica, la falta de recursos de todo tipo, cuánto influye en la violencia familiar? Hay más violencia contra los chicos en familias de bajos recursos económicos o es sólo un mito...
—La violencia traspasa toda barrera... sí pueden cambiar sus formas en determinados sectores o lugares pero, en la medida en que toda la sociedad no tome conciencia, se trata de una sombra que se escurre por debajo de la puerta de cada hogar, club, escuela... También es cierto que hay determinados entornos que son violentos en sí mismos, como lo es crecer en una casa en la que no hay qué comer. La desigualdad violenta; no es tanto la pobreza, sino la percepción de una desigualdad que no es justa de entrada. Las necesidades básicas no satisfechas violentan, las urgencias también.
—Si uno conoce que en su familia hay alguien que maltrata a los hijos, debe denunciarlo, intentar hablar... Siempre es una situación difícil. ¿Qué recomendás? ¿Y si es un vecino?
—Siempre hay que intentar acercarse y hablar con ese vecino o familiar, en el momento y el lugar adecuado, sin exponerlo ni juzgarlo: no somos quiénes para hacerlo. Buscar que tome conciencia, ofrecer ayuda. Si el caso es más severo, entonces quizás sí corresponde la denuncia para impedir que esa forma de violencia se repita o que el riesgo o daño sea aún mayor.
¿Cuáles son los pilares de una infancia feliz? ¿Es posible una infancia feliz?
—¡Claro que es posible! Y sé que muchos a esta altura de la nota responderán "yo tuve una infancia feliz y soy normal a pesar de que mi papá o mi mamá cada tanto me daba un chirlo"... No dudo en que, en tales casos, prevaleció el amor y la disposición de ellos sobre lo otro, pero podemos convenir en que los malos tratos no fueron los que construyeron esta imagen o recuerdo de la infancia. Ahora, cuáles son los pilares, no me resulta sencillo escribir una suerte de receta. Pero estoy seguro de que un trato afectuoso y respetuoso de las necesidades del niño (para esto, hay que saber reconocerlas), una disposición sensible que sepa interpretar lo que le pasa y una adecuada disponibilidad para acompañarlos son la base de una infancia feliz.

Amarantha Vázquez lunes, 5 de agosto de 2019
La Música y los niños

Por  José Soto*

¿Porque es importante la clase de música en  el salón de clases? Todo este tiempo que he trabajado la enseñanza musical al frente de un grupo de niños  de educación  básica, he preguntado  a padres de familia, y a maestros de diferentes aéreas de enseñanza, español,  deportes,  matemáticas idiomas, terapeutas, psicólogos, empresarios de escuelas particulares, supervisores  y  maestros de música, si conocen la importancia de la música en un niño. Recibo respuestas optimistas de todos, mencionan que la música los relaja, los tranquiliza, ayuda a su creatividad, refuerza memoria, ayuda a la concentración, el  lenguaje, el aprendizaje de la cultura musical, la ejecución de un instrumento musical, reforzar el  aprendizaje de otras materias como historia, civismo, matemáticas etc. Todas las respuestas son  válidas y tienen razón. Son bastantes los beneficios de una clase de música impartida desde un maternal,  preescolar,  primaria, secundaria y  preparatoria. La actividad vocal en la clase de música ayuda a integrarse en grupo, dejando atrás la timidez y el miedo, rompemos con  la seriedad, y los miedos, el trabajo de la respiración en  los cantos y coros enseñan  la correcta  respiración tomar aire por la nariz y el uso  de diafragma para  retenerlo y sacarlo emitiendo el sonido, ¿Cuantos niños de un grupo de 10 pasan la mayor  parte de su tiempo con la boca abierta respirando? ¿Los hemos detectado? ¿Sabemos las  causas y consecuencias de eso? ¿Existe alguna terapia musical para esto? ¿Puede ser emitido  a otorrinolaringología? La práctica de coros  y cantos ayuda a sentirse más relajado. Ayuda a la motivación  y  trabaja en la  autoestima, cada coro y canto es un reto al lenguaje, al idioma y a los múltiples procesos de pensamiento que actúan  en esta actividad. En un canto van implicados los siguientes procesos;

1.     Respiración adecuada y exacta,   tomando en cuenta que en algunos  pasajes del canto,  se piden cambios de respiración.
2.     La coordinación con el acompañamiento del instrumento musical (piano, guitarra, órgano, acordeón, etc.).
3.     En un canto encontramos  ritmo y  entonación
4.     Lectura  de canción (partitura o escritura),  en el caso de los niños que aún no leen, trabajan  y desarrollan la memorización – retención
5.     Postura física adecuada
6.     Atención al director musical
7.     Hay cantos  que  contienen movimientos (mímica desarrollada del contenido de la canción) un proceso  lúdico.

Un buen canto, canción, himno, obra musical etc. desarrolla la sensibilidad estética, es decir, el gusto por lo artístico de buena calidad,  entonces es cuando conocemos y valoramos el patrimonio cultural de nuestra región y de otros lugares, tenemos  que dar a conocer el patrimonio cultural musical, porque es la herencia  que tenemos de nuestros padres, abuelos y más atrás, y es así como la cultura se va conformando para una comunidad, región, etnia, país. Un buen canto regional o  de otra  cultura, esos poemas y esos pensamientos de nuestros escritores convertidos  en  sonidos y ritmos. Cuanta  riqueza de cultura tenemos en todo el mundo, comenzando  por sus raíces, sus etnias. Esos cantos infantiles, esas letras, esos poemas, esos ritmos y  esa gran variedad de instrumentos musicales alrededor del mundo. ¿Pero qué pasa hoy? la  anticultura tome las riendas de la labor de la enseñanza musical, está llena de  antivalores, porque las letras de la música  comercial contienen mensajes de violencia, abandono, tristeza, algunas programan para sentir frialdad, desinterés, abandono, odio, uso de drogas, alcohol, sexo, irresponsabilidad, ¡POR FAVOR¡, por los derechos de los niños y una educación de calidad, no convertir el patio de la escuela o el auditorio o  el salón de clases en una taberna o un antro, es muy lamentable que muestras musicales, presentaciones, semiconciertos infantiles y  de adolescentes y jóvenes,  sus presentaciones sean  de muy baja calidad cultural. Existe música adecuada para  cada situación  y edad. Ahora, haciendo de lado las letras de la música comercial pongamos atención en la infinidad de ritmos que pueden programar nuestra voluntad. Prometo más adelante hablar de la cuestión de cómo los ritmos pueden influenciar nuestro estado  de ánimo.

Es triste ver cómo, en la actualidad los espacios como los patios y los auditorios musicales infantiles se han convertido en sitios que denigran los derechos de los niños haciendo que se imparta una pedagogía musical falsa y sin fundamentos culturales. ¿Tenemos crisis de pedagogía?

Por eso es importante la clase de música en los niños, adolescentes y jóvenes. Es necesario que cada centro escolar tenga a la persona  ideal  y capacitada para dar esta materia, que es un maestro de música, dotado de experiencia y preparación.  


*Francisco José Soto, Pianista, maestro de  música  y movimiento, musicoterapeuta, artista becario consejo estatal de la cultura y las artes de Jalisco y Nayarit, Gestor cultural fjosejose@yahoo.com

Amarantha Vázquez viernes, 10 de mayo de 2019
Cómo explicar un atentado a los niños

Es necesario que los padres sepan cómo explicar un hecho trágico, como lo es un atentado, a sus hijos. Elaboramos 10 consejos para orientar a los papás sobre cómo explicar a los niños este tipo de sucesos.


Pautas para explicar un hecho trágico


Elaboramos una serie de puntos para orientar a los padres sobre cómo hablar con los niños sobre situaciones trágicas, como un atentado. 

1. Darles una explicación
Cuando sucede un hecho trágico, como un atentado, lo primero que deben hacer los papás es explicárselo al niño, con unos argumentos adaptados a la edad del pequeño. Al hacerlo, es importante transmitir a través de las palabras calma, seguridad y cercanía al niño.  

2. Evitar mentirles
Algo muy frecuente entre los padres es cambiar la realidad con la intención de proteger al niño. Se debe evitar. Es importante que el pequeño conozca la verdad, sin entrar en detalles ni ser demasiado dramáticos. 

3. No reprimir las emociones

Al explicar al niño un hecho trágico es importante hacerlo con serenidad, pero sin reprimir los sentimientos y emociones. Es decir, no pasa nada por mostrar tristeza o dolor al niño; todo lo contrario. Ello le ayudará a no reprimir sus sentimientos y ver que expresarlos es algo normal, de lo que no debe esconderse. 

4. Poner nombre a los sentimientos

Tristeza, dolor, rabia, impotencia, consternación... Poner nombre a los sentimientos y emociones que se experimentan es importante para el niño, ya que de esta forma puede identificar más fácilmente cómo se siente. 

5. Transmitirles la idea de superación

A pesar de la tragedia ocurrida y de hacerle saber al niño que como humanos somos vulnerables, es importante transmitirle la idea de que se debe remontar ante la adversidad y seguir adelante a pesar de la tristeza y el dolor. 

6. Dar respuesta a sus preguntas

Durante tu explicación, o quizás más tarde, posiblemente el niño tenga muchas preguntas por resolver. Ante sus dudas, los padres deben mostrarse receptivos e intentar ofrecerle una respuesta. Sin embargo, si hay algo que no sabes, es mejor decírselo que no mentirle. 

7. Hablarles de solidaridad

Transmitir los valores positivos de la solidaridad y la empatía ante un hecho trágico resulta fundamental para inculcar estos valores a los hijos. La ayuda a las víctimas les permitirá ver que se puede hacer algo para ayudar ante lo sucedido. 

8. Hablarles sobre diversidad

Es importante que el niño sepa que existe una gran diversidad de creencias, religiones y valores en el mundo y que todas son válidas. Es decir, se debe ser tolerante y respetuoso.  

9. Observar al niño días después del suceso

Son muchas las reacciones que puede tener un niño ante un suceso trágico como un atentado. En este sentido, resulta fundamental que los padres estén pendientes de sus hijos en los días posteriores a hablar de la noticia para poder canalizar adecuadamente sus reacciones.

Educación Preescolar lunes, 18 de marzo de 2019