Gamers y su influencia con los pequeños.


A mi hijo le di un celular de regalo cuando cumplió tres años... No he de mentir, le descargué Apps de juegos educativos, sin embargo, leí que no era recomendable... Después de ello, seguí dándole el cel, hasta que poco a poco, le quité el cel y la tableta. Nos fuimos al YouTube, y, lamentablemente, los Gamers que veía decían muchas groserías, demasiadas y ofensivas.

Por lo que la influencia de los Gamers fue muy fuerte.
Yo veía con él los videos, porque amo los video juegos, pero se empezó a descontrolar su actitud. Yo digo groserías, sí. Toda mi familia habla con cinco groserías por cada 20 palabras. Pero jamás ofensivas. Por lo que le quité el YouTube. Todo esto en un período de unos meses. Ya teniendo cinco años de edad, cambié la modalidad de las pseudocaricaturas. Yo también veía las caricaturas que él, al mismo tiempo me sentaba y las disfrutábamos.
Amo las caricaturas y amo los videojuegos. Pero, la neta, hay cosas que no van.
Ahora, con Netflix, él mismo decidió empezar a ver series y también me senté a verlas. La mayoría son de vampiros, gamers, batallas, de ninjas. Ya me sentí más tranquila.


Todo este proceso lo cuento, porque todos, o bueno, la mayoría dejamos que los peques vean y jueguen cosas sin control. Pero debemos percatarnos qué deben ver y qué no, por su bien, para que su estado anímico y físico vaya bien. Para que esa influencia no sea dañina, sino buena.
En mi niñez veía películas de terror, de acción y suspenso, mi primer película fue la de "El despertar del diablo" cuando tenía tres años. Crecí amando el cine de terror. Pero no es tan terrible como las caricaturas que alguna vez vio mi hijo, que tienen una decena de palabras ofensivas cada cinco minutos y escenas grotescas a cada rato.
No den celular a sus hijos menores de ocho años, no sólo por sus retinas, sino por la parte emocional. Siéntense a ver sus caricaturas y elijan las más geniales que hayan. Es lo mejor para toda la familia.

Publicar un comentario

0 Comentarios

Buscar este blog