Piden una advertencia en la película ‘Violet y Finch’ para que los jóvenes sepan que se habla de suicidio

Violet y Finch (2020) (Twitter/@CheNetflix)

Algunos temen que la promoción de la película esté ‘romantizando’ demasiado una historia que trata el tema del suicidio y las enfermedades mentales


Hace unos años, Netflix sorprendía a seríefilos de todo el mundo con Por 13 razones, una serie juvenil inspirada en la obra del escritor Jay Asher, que trata cómo la desesperación, la presión social, la traición y el acoso escolar lleva a una adolescente a cometer suicidio. Los adolescentes estaban obsesionados con la serie, lo que preocupó a padres y educadores, que determinaron que la serie idealizaba el tema de suicidio, especialmente afectando a aquellos jóvenes con problemas de salud mental o depresión. Por eso, con su segunda temporada, Netflix y sus creadores tuvieron que hacer algo sin precedentes: incluir una advertencia acerca del contenido sensible que se trataba en la serie. En este video, los propios protagonistas hablaban del tema y recomendaban pedir ayuda profesional especializada en caso de verse identificados con los temas que se trataban en la serie.
Lo mismo se está pidiendo ahora, tras el estreno de Violet y Finch (All the Bright Places), una nueva película de Netflix que está causando sensación entre el público juvenil. En esta ocasión, según informan en el diario The Independent , han sido los propios espectadores adolescentes los que han pedido a la plataforma que por favor incluya una advertencia acerca de la sensibilidad de los temas que se tratan, para evitar que se idealicen.
La película, que se ha presentado disfrazada de comedia romántica adolescente, es mucho más dramática que todo eso. La historia, basada en el libro de Jennifer Nevin, cuenta la historia de Violet (Elle Fanning), una adolescente que está en duelo por la muerte de su hermana y que en consecuencia está pensando en acabar con su vida. Sin embargo, se encuentra con Finch (Justice Smith), un chico que tiene su propio trauma al que hacer frente, y que padece una enfermedad mental.
La película trata de manera muy realista el tema del suicidio y las enfermedades mentales, lo que es de agradecer. Los personajes están muy bien definidos y se tratan con tremenda empatía las crisis emocionales de los protagonistas y su particular forma de ver el mundo. Ahora bien, nada de eso puede disfrazarse de “comedia romántica”.
Netflix debería tomar cartas en el asunto lo antes posible, sobre todo teniendo en cuenta el público al que va dirigida la película. Al igual que hicieron con Por 13 razones, quizá una advertencia al inicio de la cinta sería efectiva con aquellos sensibilizados ante este tipo de temas, pero sobre todo, aquellos que padecen o se ven afectados por ello.
El uso de la muerte como protagonista no es nuevo en el mundo del cine juvenil, pero no conviene dejar las cosas a su aire como para que los jóvenes se creen una idea errónea acerca del tema. No conviene romantizar este tema. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio es una “epidemia”, siendo la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años, superado solo por las causas externas de mortalidad y los tumores. Lamentablemente, durante los últimos años en nuestro país los medios de comunicación se han hecho eco de algún caso de niños o jóvenes que se han quitado la vida; que pese a no ser un hecho frecuente, invita a la reflexión por la gravedad de las consecuencias.
Es por ello que los responsables de los medios, entre los que se incluyen las plataformas de streaming a nivel global, sobre todo ahora que comienzan a producir su propio contenido, deberían tomar las riendas para intentar acabar con esta lacra. Están al frente de ayudar al sector de la población más vulnerable y con menos recursos psicológicos y herramientas para enfrentarse a situaciones traumáticas.
“Pese a lo alarmante de las cifras, el estigma social y el mied o al efecto imitación han provocado que hablar de suicidio se haya convertido en un tabú”, cita Noelia Navarro-Gómez en un estudio publicado en el diario especializado Clínica y Salud , “Las intervenciones comunitarias en jóvenes, mayores y minorías étnicas, el trabajo con las actitudes prejuiciosas de los profesionales de la salud y los tabúes existentes hacia el suicidio, así como la formación respecto al tópico y las señales de alerta, la implicación de los medios de comunicación y el fomento de las actividades investigadores en la línea de la prevención son medidas que consideramos podrían contribuir de forma positiva en la reducción de esta preocupante problemática”.

Publicar un comentario

0 Comentarios

Buscar este blog